Investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid miembros del programa SEGVAUTO 4.0 – CM han desarrollado un modelo de lógica difusa que permite estimar la agresividad de los conductores al volante, considerando las infracciones de tráfico y los eventos de conducción agresivos.

Según la Dirección General de Tráfico (DGT), los factores que más nos influencian a la hora de conducir son los atascos, las prisas y, especialmente, la forma de conducir de los demás. ¿Quién no ha reaccionado alguna vez pitando cuando otro conductor ha actuado de forma inadecuada? ¿Quién no ha sido insultado tras cometer algún error al volante?

“Se ha comprobado que tener un estilo de conducción agresivo es causante de un importante número de accidentes”, afirma José Eugenio Naranjo, investigador del Instituto Universitario de Investigación del Automóvil (INSIA) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y responsable del grupo SIMCA beneficiario del Programa.

Además, el estilo de conducción también está relacionado con el consumo de energía, ya que existen estudios que han demostrado que conducir un vehículo de forma calmada reduce entre un 20% a 40% el gasto de combustible. Por tanto, es importante identificar de forma correcta el estilo de conducción para poder dar retroalimentación adecuada al conductor.

Captura

Con este objetivo, los investigadores han creado un modelo para estimar el estilo de conducción, utilizando un enfoque de creación del modelo basado en los datos. En concreto, utilizan una técnica de Inteligencia Artificial denominada Lógica Difusa (o Borrosa), que permite la representación del conocimiento procedimental de los seres humanos en un modelo computacional.

Utilizando esta técnica, han desarrollado un modelo que permite estimar la agresividad de los conductores al volante en función de una serie de parámetros obtenidos experimentalmente. El modelo de lógica difusa fue creado “utilizando un Sugeno FIS, con 8 reglas y cinco variables de los datos del coche, incluyendo las infracciones de tráfico”, explican.

El modelo ha sido probado y validado por más de 50 conductores, obteniéndose una precisión del 84% para clasificar el estilo de conducción, lo que “sugiere que el modelo tiene un buen desempeño para determinar el estilo de conducción”, afirman los investigadores de la UPM. Aunque se trata de unos resultados iniciales, el objetivo final, matizan, es el desarrollo de una aplicación de asistencia de conducción dando retroalimentación a los conductores sobre su forma de conducir.

“Are you a good driver? A data-driven approach to estimate driving Style”, ICCMS 2019, January 16-19, 2019, doi: 10.1145/3307363.3307375. ISBN: 978-1-4503-6619-9